Buñuelos de bacalao.

¡Hola a todos!

Los buñuelos de bacalao son un clásico de la Semana Santa junto con las torrijas y el potaje de vigilia (ambas recetas están subidas al blog, por si queréis echarle un vistazo 🙂 )

Los buñuelos, de bacalao en este caso, son bolas fritas de pasta de bacalao desmigado que se mezcla con otros ingredientes. Hoy os traigo la receta tradicional de aquí de mi tierra, pero en otros lugares le suelen añadir ciertos ingredientes como la guindilla o el ajo.

Esta receta es deliciosa tanto para picotear como de segundo plato. Yo lo he acompañado de unas chips de patatas y una mayonesa de ajo tostado que os he explicado en las historias de mi cuenta de Instagram, para que no se os haga muy pesado por aquí.

Un consejo: antes de freír la masa, como ya os explico en la receta, es necesario dejar reposarla durante unos minutos en la nevera; de esta forma, os resultará mucho mas fácil darle la forma y, además, quedarán mas esponjosos.

Ingredientes:

  • 2 filetes de bacalao fresco, aproximadamente unos 350 gr totales.
  • Una rama de perejil
  • Una cebolleta pequeña
  • 2 huevos
  • 150 gr de harina
  • 1/2 sobre de levadura
  • 150 mL de agua o leche
  • Aceite para freír

Elaboración:

  1. En primer lugar, calentar una olla con agua; una vez rompa a hervir, retirar del fuego e introducir los dos lomos de bacalao. Dejar 5 minutos, aproximadamente.
  2. Después, colar los lomos de bacalao, quitar la piel (y las posibles espinas) y desmigar con las manos. Reservar.
  3. A continuación, lavar el perejil y la cebolleta y picar en brunoise. Reservar.
  4. En un bol, tamizar la harina junto a la levadura.
  5. En el mismo bol, añadir los huevos y el agua. Mezclar con unas varillas hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos.
  6. Posteriormente, incorporar las migas de bacalao, el perejil y la cebolleta. Sazonar y mezclar de nuevo. Dejar reposar unos 20 minutos dentro de la nevera.
  7. Calentar, a fuego fuerte, una sartén o cazo con aceite. Con ayuda de dos cucharas ir añadiendo la masa poco a poco al aceite. Freír dos minutos y dar la vuelta; los buñuelos deben quedar doraditos y crujientes por ambos lados.
  8. Finalmente, sacar los buñuelos del aceite y dejar escurrir sobre papel absorbente.

¡Y liiiisssto! Espero que os guste mucho chicos, nos vemos el próximo día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: