Costillas de cerdo con puré de zanahoria y jengibre

Durante mucho tiempo, el cerdo fue el único animal doméstico criado exclusivamente por su carne. Hay experto que consideran la carne de cerdo de peor calidad que la bovina u ovina. Sin embargo, es tan nutritiva como la de otras reses de matanza.

Hay que mirar con ojo y buscar carne de calidad. La mejor carne de cerdo contiene algo más de grasa ( la grasa es un importante portador de sustancias aromáticas), es de color rosa, no desprende agua al cortarla y presenta una estructura consistente.

Las costillas de cerdo es un corte de carne muy útil para tener en casa. Podemos encontrar miles de recetas para preparar esta pieza de carne, guisadas en salsa, al horno con salsa barbacoa, a la parilla…

Si habéis hecho costillas al horno sabréis que necesita su largo tiempo de cocción. En esta receta usamos un truco para que queden perfecta si tener que estar tanto tiempo en el horno.  

Así que dejémonos de tantas explicaciones y a cocinar. Os prometo que esta receta os va a encantar.

Ingredientes:

  • 1 kg de costillas de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro
  • 1 rama de apio
  • 1 hueso de jamón
  • 1 trozo de tocino
  • Sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 30 ml de salsa de soja

Para el puré de zanahoria:

  • 5 zanahorias
  • 1 trozo de jengibre rallado
  • Aceite de oliva
  • sal y pimienta

Elaboración:

  1. En una olla grande colocar las verduras, el hueso de jamón y el tocino. Agregar dos litros de agua, una pizca de sal y llevar a ebullición.
  2. Cuando rompa a hervir, añadir las costillas. Cocer durante 50 minutos a partir de que vuelva a romper el hervor. Desespumar el caldo a medida que vayan subiendo las impurezas. Pasado el tiempo, retirar las costillas del caldo y enfriarlas un poco en la nevera.
  3. Precalentar el horno a 210ºC en modo grill. 
  4. Mezclar la salsa de soja con la cucharada de aceite y pincelar las costillas con ayuda de una brocha.
  5. Hornear las costillas durante 20 minutos o hasta que se tuesten. Mientras, pincelar las costillas con la mezcla de soja para que queden jugosas. Retirar del horno.

Para el pure de zanahoria:

  1. Mientras cocinamos las costillas, preparar el puré de zanahoria. Para ello, poner a cocer las zanahorias (previamente peladas) con un trozo de jengibre y una pizca de sal.
  2. Una vez blandas, triturar con un poco del agua de la cocción y salpimentar. Reservar a fuego bajo para mantener el puré caliente hasta la hora se servir.

¡Listo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: