Pastel de pasta filo con espinacas y queso feta

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una de las recetas más famosa de la cocina griega, el spanakopita o pastel griego de espinacas y queso feta. Esta pastel salado suele tomarse como aperitivo o incluso como desayuno en Grecia.

Nosotros no hemos querido desviarnos de la receta original, pero podéis improvisar y rellenarla de lo que mas os guste. Por ejemplo, si queréis una versión no vegetariana podéis sustituir el queso por la misma cantidad de pollo o de cordero.

Ingredientes:

  • 900 gr de hojas de espinacas frescas
  • 300 gr de queso feta
  • 100 gr de mantequilla
  • 2 cebollas rojas
  • 60 gr de orejones de albaricoque
  • 60 gr de piñones
  • 1 cucharadita de comino molino
  • 1 cucharadita de cilantro molido
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 6 laminas de pasta filo
  • sal y pimienta negra

Elaboración:

  1. Primero de todo, lavar las hojas de espinacas, sacudir muy bien para retirar el exceso de agua. Cocer las espinacas a fuego medio durante 8-10 minutos o hasta que se ablanden. Escurrir en un colador y estrujar muy bien para quitar todo el agua posible. Enfriar.
  2. Mientras, derretir 25 gr de mantequilla en una sartén. Cuando empiece la mantequilla a burbujear, añadir las especias y la cebolla roja bien picada. Poner a fuego bajo y cocinar hasta que la cebolla empiece a ablandarse, sin que llegue a dorarse. Añadir los orejones troceados y los piñones. Remover y apartar del fuego.
  3. Precalentar el horno a 200ºC .
  4. Para el pastel, derretir la mantequilla restante y pincelar con ella el molde. Cubrir el fondo con una lamina de pasta filo, dejando que sobresalga  por encima de los bordes, y pincelar con mantequilla. Repetir el proceso 5 veces más.
  5. Una vez secas y enfriadas las hojas de espinacas, agregar estas a la mezcla de cebolla. Remover y salpimentar.
  6. Extender uniformemente la mitad de esta mezcla sobre la pasta fila. Espolvorear el queso feta sobre las espinacas y cubrir con el resto de la mezcla de espinacas. Doblar por encima, una por una, las laminas de pasta que sobresalen del molde y pincelar con mantequilla en cada capa. 
  7. Hornear el pastel durante 35 minutos o hasta que la pasta se dore y esté crujiente. Dejar reposar 10 minutos antes de desmoldar.

¡Listo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: